Veronica Magario no tiene techo, va por más

Magario arma su desembarco en el Senado provincial donde el oficialismo tendrá minoría


Además de su rol legislativo, buscará empezar a proyectarse como figura política con peso propio en el peronismo.
A poco más de dos semanas de asumir como vicegobernadora, Verónica Magario prepara por estas horas su mudanza a La Plata. En sus últimos días como intendenta de La Matanza, ya avisó que vendrá a vivir a la Ciudad, una movida que rompe la tradición de los últimos vices bonaerenses, que no residieron en la capital provincial.

En ese marco, Magario se concentra por estos días en una definición clave para su propio armado: la designación de los que se pondrán al frente de la Secretaría Legislativa y la Secretaría Administrativa.

El secretario Legislativo es quien se sienta junto al presidente en el estrado y es su mano derecha en las sesiones. Su rol es importante, pero quizás no tanto como el del secretario Administrativo, quien se ocupa de controlar todos los movimientos internos de la Cámara, como contratos, módulos y ejecución del presupuesto.

Para ese cargo, trascendió, Magario piensa en un actual senador que en pocos días terminará mandato. Se trata de Daniel Barrera, de La Matanza. Pero en las últimas horas esa posibilidad quedó en medio de dudas. Antes del 5 de diciembre, la futura vice deberá tenerlo resuelto.

El principal desafío de Magario es sortear la situación de minoría del PJ en la Cámara alta.
La vicegobernadora llega con poca tropa propia y sectores internos del PJ de fuerte influencia, no obstante a lo que está generando en esta llegada al Senado Provincial, sus principales aliados políticos del Frente Nacional de Agrupaciones Peronistas se quedarían con el armado estratégico de la provincia y para ello señalan a su principal delfín Marcelo Puella que desde el primer día impulsó a Magario para este objetivo.

En charlas con sus socios políticos Marcelo Puella dijo: «No quiero que Veronica sea una vice gobernadora más, hay que pensar en un futuro.
Veronica Magario no tiene techo sentenció y es hora de entender que estamos frente a esos distintos que en la política aparecen cada 15 o 20 años
«.

Quienes la conocen, dicen que la decisión tiene que ser leída como toda una señal política. Magario quiere estar muy cerca del manejo del Senado bonaerense, que comenzará a presidir. Pero además, quiere proyectarse y para ello ya tiene vuelo propio la 64 agrupaciones del FRENAP que en el plenario nacional de este martes decidieron por unanimidad continuar dándole su apoyo incondicional y movilizar a su asuncion en La Plata.
En cambio para el gabinete provincial hay diferentes nombres en juego, pero pican en punta los más cercanos a Axel Kicillof y Veronica Magario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *